Que te den una palmada en la espalda es más importante de lo que imaginas